El Jinete y la Muerte

Una noche, cuatro hombres a caballo debían volver a su pueblo. Venían, cabalgando rápidamente, de unas cosechas en las que habían trabajado.
Los primeros tres habían cobrado muy bien por su trabajo, pero el cuarto, el más desdichado, volvía con las manos vacías ya que la cosecha en la que
trabajaba se había quemado por completo.
La noche era muy fría y oscura, tan oscura que no se veían entre ellos.
Cabalgaban muy rápido.
Cuando se encontraban a mitad de la llanura, al primer jinete del grupo se le apareció la muerte y su caballo se detuvo.
MUERTE. – Debes venir conmigo, es hora de que encuentres el lugar donde morirás.
El hombre, casi instintivamente, trató de atacarla con su machete inútilmente. Luego, llorando, le rogó que no se lo llevara. Viendo que esto tampoco le daba resultado dijo:
JINETE #1. – ¿Por qué no te llevas al que viene detrás de mi?
La muerte, sin decir palabra, le concedió su deseo. El jinete continuó su
camino.
Hacía mucho frío, tanto que, de haber sido posible ver algo, se hubieran visto bocanadas de vapor salir de la nariz de los caballos.
No habiéndose llevado al primero, la muerte detuvo al segundo jinete. Lo
increpó de la misma forma que al anterior:
MUERTE. – Debes venir conmigo, es hora de que encuentres el lugar donde morirás.
El jinete trató de “comprar su vida” ofreciéndole lo que había cobrado de la
cosecha. La muerte no respondía. El hombre se desesperó:
JINETE #2. – ¡ Por favor, no me lleves, tengo mucho que vivir aún!
MUERTE. – Ya he dejado seguir a uno, tu debes venir conmigo.
JINETE #2. – Déjame seguir a mi también y toma al que viene detrás de mi.
Siempre silenciosa, la muerte lo dejó continuar, al igual que con el primero y aguardó por el siguiente.
Cada vez hacía mas frío, los caballos galopaban sobre los pastos, repletos
de escarcha. Soplaba un fuerte viento, que hacía necesario cubrirse casi
completamente, para que este no causara heridas en la piel.
Cuando llegó el tercer jinete, se detuvo y observó a la muerte, quién procedió nuevamente:
MUERTE. – Debes venir conmigo, es hora de que encuentres el lugar donde morirás.
Y agregó:
MUERTE. – He dejado continuar a los primeros. Tu vienes conmigo.
JINETE #3. – Si ya dejaste pasar a dos, déjame pasar a mi también. Detrás
de mi viene el otro, el es el último. A le te lo llevas mas que seguro.(Dijo, sin ningún tipo de vergüenza)
Una vez mas, y ya fastidiada, la muerte lo exoneró de su destino. Y el
hombre siguió.
Esa noche de invierno, tan oscura como la boca de un lobo, sólo se dejaba
atravesar por un diminuto haz de luna. Los cascos de los caballos resonaban en el silencio y el frío entumecía hasta la última parte del cuerpo.

  • 2 –

Finalmente el cuarto jinete se encontró con la muerte.
MUERTE. – Debes venir conmigo, es hora de que encuentres el lugar donde morirás.
Antes de que pueda decir nada continuó:
MUERTE. – Los tres que iban delante de ti continuaron su rumbo a cambio
de que tu vinieras conmigo.
Al principio lo invadió una profunda cólera por los que lo habían entregado. Pero luego, aunque ansioso de volver a su pueblo, pensó que para regresar sin nada, siendo realmente un fracaso, era preferible no regresar. Por lo menos se iría sabiendo que de alguna forma salvó tres vidas dando la suya.
JINETE #4. – Está bien, iré contigo.
La siguió durante casi una hora, hasta llegar a las afueras de un pueblo, que
extrañado reconoció como el pueblo a donde el se dirigía
JINETE #4. – ¿Es aquí donde voy a morir, en mi pueblo?
MUERTE. – Si.
JINETE #4. – ¿De que voy a morir?
MUERTE. – De viejo, siendo ya abuelo.
JINETE #4. – Entonces ¿Por qué me detuviste en el camino?
MUERTE. – Sin darte cuenta, durante la marcha te desviaste, al igual que los otros. De haber seguido, vos y tu caballo habrían muerto de frío.
(Hizo una pausa). Al hombre se le puso la piel de gallina. La muerte, desvaneciéndose en la oscuridad, continuó:
MUERTE. – Me voy, no quiero llegar tarde, tengo tres almas que recoger…

“EL JINETE Y LA MUERTE”
Por Fernando Avanzini

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s